La quiropodia, tiene como objetivo prevenir, diagnosticar y tratar cualquier problema relacionado con el pie y las uñas.

La Quiropodología es la rama de la Podología que se encarga de tratar distintas afecciones y dolencias del pie que surgen como consecuencia del día a día y del paso del tiempo. Principalmente, los tratamientos que se ponen en práctica en quiropodología están directamente relacionados con el tratamiento de la piel y las uñas de los pies.

En Clínica AYESA, tratamos todo tipo de afecciones dermatológicas que afectan al pie:

Mediante un buen diagnóstico y el tratamiento adecuado, podemos disminuir el dolor o la sensación de irritación o picor causados por diferentes patologías.

Los tratamientos van desde un tratamiento local de las lesiones de la piel, hasta una cirugía o la derivación a la Unidad de Biomecánica para la realización de una plantilla

Los pies son una parte fundamental de nuestro cuerpo que está sometida a numerosos factores que los pueden perjudicar: un zapato inadecuado, patologías podológicas sin tratar o una incorrecta deambulación. Visitar a un especialista del pie es esencial para prevenir problemas de salud en un futuro y dar solución a los actuales, no solo en los pies, sino en el resto de nuestra anatomía

CALLOSIDADES Y DUREZAS

Es muy frecuente encontrarse callos y durezas en las plantas de los pies o en los dedos, sobre todo, de personas mayores. Los callos y durezas son la acumulación de células muertas en una zona concreta del pie que han provocado el endurecimiento de la dermis. Normalmente, aparecen en aquellas partes del pie que más están sometidas a presión o fricción de manera continuada.


Estas queratopatías hacen que la piel endurecida adquiera un tacto más rugoso y una apariencia amarillenta y gruesa. Si la acumulación de células muertas es demasiado grande, el callo puede volverse algo doloroso, sobre todo, en el momento de calzarse.

Recomendamos acudir a la consulta del podólogo en el momento en el que se presenten los primeros síntomas para poder poner una solución cuanto antes y evitar molestias. En el tratamiento para eliminar los callos y las durezas, el podólogo utiliza un bisturí para retirar la piel gruesa acumulada. Además, es importante detectar cuál ha sido el origen de la formación de estas durezas para que no vuelvan a surgir.

HONGOS

Los hongos en los pies son una infección provocada por organismos microscópicos que habitan en la planta del pie o entre los dedos y que provocan enrojecimiento y picor. Para prevenir esta enfermedad contagiosa, es necesario ser cuidadosos con la higiene de nuestros pies.
Los hongos suelen ser más frecuentes en aquellas personas a las que les sudan más los pies y en las que el calzado que utilizan no permite transpirar todo lo necesario. Existen distintos tipos de infección por hongos según el estado avanzado en el que se encuentren, por eso, siempre recomendamos acudir al especialista ante los primeros síntomas.

VERRUGAS O PAPILOMAS

Los papilomas son pequeñas lesiones que aparecen en forma de verrugas en la planta del pie como consecuencia del virus del papiloma humano (VPH). Este tipo de protuberancias se caracterizan por ser muy contagiosas y suelen confundirse en apariencia con los callos.

Los lugares más comunes en los que se suele transmitir este virus son zonas públicas como piscinas, vestuarios o gimnasios mediante contacto directo con el virus VPH. Actualmente, no existe un público que sea más propenso a padecerlas, aunque suele ser más común entre niños y adolescentes.

Para tratar este tipo de lesiones realizamos una revisión del estado de la infección para proceder a su adecuado tratamiento según el tipo de lesión que hayan provocado las verrugas víricas.

PROBLEMAS DE UÑAS

Las uñas cumplen la función esencial de proteger la parte superior de los dedos frente a agentes externos o golpes. Es muy común que aparezcan problemas originados por el crecimiento de la uña debido a su mal estado u ocasionados por otras enfermedades que tienen efectos directos en ellas.

Las uñas encarnadas son uno de los problemas más frecuentes al que nos enfrentamos en nuestra clínica. Se trata de un crecimiento irregular de la uña que se extiende por los laterales de los dedos, incrustándose en la piel. Normalmente, viene acompañado de molestias, dolor al andar y de infección.

Para ponerle solución, nuestros podólogos desinfectan la zona a tratar y retiran la espícula o parte de la uña que está ocasionando el dolor.

Nuestro objetivo

mejorar la

Calidad de vida

de nuestros pacientes

ya sea mediante un tratamiento ortopodológico (plantilla) a una cirugía resolutiva o cualquiera de los tratamientos disponibles a día de hoy